Texto del video “En los zapatos del otro”

Soy Julían Lebarón.

Soy de Galeana, Chihuahua.

Allá hay mucha violencia por esta guerra contra el narcotráfico.

Familiares y seres muy queridos han sido asesinados y secuestrados.

Incluyendo a mi hermano que sólo tenia dieciseis años.

Mi nombre es Melchor Flores.

Soy del Estado de México.

Mi hijo es Melchor Flores Hernández,

mejor conocido como el “Vaquero Galáctico”.

Es artista performer.

El 25 de febrero del 2009 fué secuestrado por la policia regia,

por las patrullas 534, 538 y 540.

Levanté la denuncia y nunca me han hecho caso.

Pero yo sigo aquí, buscando justicia.

Soy Araceli Rodríguez, radico en Ciudad Neza, en el Estado de México.

Mi vida se oscureció un día 16 de noviembre del 2009,

cuando mi hijo, un policia federal, fué enviado a Ciudad Hidalgo, Michoacán, en una comisión

junto con otros 6 policias y un civil.

Desaparecieron en el camino.

No he parado de buscarlos,

ni pienso parar.

Soy Javier Sicilia.

Mi hijo Juan Francisco fué brutalmente asesinado junto con Julio César Romero Jaime,

Luis Antonio Romero Jaime y Gabriel Añejo Escalera,

víctimas de esta guerra que ha puesto al país en un estado de emergencia.

Soy Nepomuceno Moreno de Sonora.

Mi hijo, Jorge Mario Moreno León desapareció el primero de julio 2010.

Al parecer todo mundo sabe lo que pasó, menos la policia.

Yo sólo pido lo que no me puede dar mi estado:

justicia, consuelo, respeto.

Soy Tere Carmona.

Siempre llevo conmigo la foto de mi hijo.

El no debió morir, lo mataron.

Ahora, lo bueno que me queda, me sirve para construir esperanza.

A eso me aboco.

Somos del pueblo San Juan Loxicha.

Pedimos que nos dejen entrar al penal para ver a nuestro hermanos campesinos.

Nadie nos ha dicho porque los tienen ahí.

Venimos en son de paz.

Vengo de Pajacuarán, Michoacán.

Este lugar ha sido azotado por la violencia.

Hay 19 desaparecidos, 4 de ellos son mis hijos.

Guillermo Nava Mota Gonzalez, soy del Estado de México.

Ahí mataron a mi hijo.

Pero uno aprende alzar la voz, a no dejarse.

Pero ahí seguimos y seguiremos exigiendo justicia.

En nuestro país no se cumple el derecho a la educación, ni a un trabajo digno.

No hay confianza en las autoridades,

sólo miedo, crueldad y una violencia infrahumana.

Las autoridades tienen que hacer su trabajo.

Ya hemos encontrado a gente desaparecida.

Sí sirve alzar la voz, así, sin miedo.

Miedo seria: quedarse callados.

A mi se me quita el miedo cuando caminamos todos juntos.

Se siente, no sé…, fuerza!

Yo lucho para que lo que me pasó a mi, no te pase a ti.

Yo lucho para que lo que me pasó a mi, no te pase a ti nunca.

Yo lucho para que lo que me pasó a mi, no te pase a ti nunca.

Yo sueño con un lugar en donde puedan crecer nuestros hijos.

Ustedes nos contagian la fuerza cuando sentimos que ya no podemos.

Los necesitamos.

Escuchen, veanos, paremos esta guerra!

Organízate, difunde, alza la voz

Ponte en los zapatos del otro

El Grito Más Fuerte

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s