Archivo del Autor: Admin

4406 grullas llegan a Hiroshima

MIL GRULLAS POR LA PAZ EN MEXICO es un proyecto de la Red Global por la Paz en México que nace para apoyar y acompañar al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad en sus movilizaciones y en sus caravanas.

Nace solitario en Tokio donde la comunidad “siciliana” todavía no se manifiesta y luego lo arropan otras ciudades de la Red Global lo que le da más vida y dinamismo. Nace en mayo cuando todavía se resiente fuertemente entre la población el impacto del temblor, el maremoto y el accidente nuclear de Fukushima.

En la capital todos los días tiembla y cada temblor deja a todos sin aire. Es como si al quedarse uno quietecito y no respirar, pudiera uno evitar lo inevitable. La electricidad está racionada así que ni en el metro hay demasiada luz ni en las calles hay neones. No se oyen ruidos pues la ciudad está sobrecogida y los altavoces comerciales saben que no es momento de llenar la ciudad con aquella risa epiléptica del capitalismo de la que hablaba León Felipe en su poema “Me compraré una risa”.

No corren rumores pero salta a la mente de todos que la familia imperial podría volver a Kioto como antes de 1868 y que Tokio dejaría de ser la capital que ha sido desde 1603. No importaría si no fuera que esta ciudad dio a luz una de las expresiones más interesantes de la cultura japonesa: “la cultura de Edo”. No importaría si no fuera que algunos de nosotros estamos apegados a ella. No importaría si no fuera que el Japón del norte es el “sur” de esta isla que por lo menos se sentía afortunado de situarse relativamente cerca de la Capital.

En ese ambiente nace el proyecto de las grullas. De cuadritos de papel multicolores nacerán pajaritos por obra del ingenio humano. Y estos pajaritos al llegar a mil, quien sabe por qué mecanismo mágico, harán nacer una esperanza. Las Mil Grullas (que llegaron al fabuloso número de 4406) fueron depositadas frente a la estatua de la niña Sadako (víctima civil de las bombas atómicas estadounidenses) en el Parque de la Paz en Hiroshima el 30 de octubre a las 11 de la mañana de un día lluvioso.

Ahí llegan al año miles de grullas a pedir por la paz del mundo. Esta vez los mexicanos, que sentíamos lejos Hiroshima, lo sentimos cerca. Nada hay más preciado que la paz: queremos devolverle a México sus colores, su alegría. No es posible que perdamos la fama de ser uno de los pueblos más joviales. No es posible que esta risa sincera nuestra desaparezca del globo.

Sicilia nos envía un mensaje clave: “vamos a arroparnos”. Y, de pronto, es como si el gesto más humilde tomara otra dimensión. Las grullas de papel hechas con verdadera devoción en Amsterdam, Hamburgo, Montreal, París, Zurich, Colonia, Tarragona, Barcelona, Nueva York y Toluca son paseadas por sus respectivas ciudades antes de ser delicadamente depositadas en una caja o sobre y emprender su vuelo a Tokio donde serán recibas como reinas.

Todas ellas saldrán a pasear (que no es turistear) y aprenderán algo del país que las recibe. Serán tratadas como nos gustaría que se tratara a cada migrante centroamericano que pasa en nuestro territorio, como nos gustaría que en todo país se tratara a aquellos que por diferentes razones se aventuran a otra tierra. ¿Sueños guajiros? Quizás. Pero ojalá que acciones simbólicas como éstas pudieran servir de ejemplo para que los seres humanos fuésemos más generosos con nuestros semejantes.

Y curiosamente algo nos dice que estos ejemplos de amor, de idealismo son importantes. Porque… si no ¿por qué nos habrían llegado mensajes entusiastas de maestras de escuelas o de encargadas de bibliotecas públicas tan cercanas a la niñez, tan preocupadas por su futuro? ¿por qué nos habrían llegado no sólo mensajes sino grullas de ciudades tan lastimadas y tan profundamente preocupadas como Monterrey o Tijuana?

El papel no es papel, ni las grullas de papel son sólo un remedo de grullas. Son estas grullas de papel nuestra esperanza y por eso es lógico que las tratemos como lo más sagrado de nosotros.

Nuestras “grullitas” (que así solemos llamarlas) llegaron al número de 4406, superando ampliamente nuestras expectativas, pues a última hora se adherieron a las 3000 y pico que ya teníamos, 1134 llegadas de las ciudades arriba mencionadas.

Todo eso nos dice una cosa importante: los mexicanos, dentro y fuera de México, no son indiferentes a lo que pasa. Quieren un México digno, justo y en paz. Y… saben que unidos pueden lograrlo.

Las grullas no se hicieron solas. Costó ir a buscar el papel, entrenarse a hacerlas con ayuda de un video de youtube, pensar en reunir a un grupito, empaquetarlas, mandarlas, recibirlas, reunir a un grupito para ensartarlas y alinearlas en hileras de 40 o 50, buscar el haro para atar el “racimo” de 1000, buscar una bolsota para transportarlas, comprar el billete para Hiroshima, apartar el hotel y finalmente llegar un día de lluvia a depositarlas como si nada. Todo esto se hizo con amor y constancia. Que, dicho sea de paso, poseemos los mexicanos luchones de esta nación desdichada.

Así que no hay más: manos a la obra. Démosle gusto al maestro Granados Chapa: “hagamos que renazca la vida, permitamos a nuestro País escapar de la pudrición que no es destino inexorable”.

                    Red Global por la Paz en México. Tokio, 2 noviembre 2011

Anuncios

Pronunciamiento de la Red Global por la Paz en México ante la represión del 1 de noviembre en Ciudad Juárez

Al agravio que reciben los ciudadanos de parte de las autoridades que faltan a su deber de protegerlos, se suma cotidianamente el de funcionarios públicos que ven en la ciudadanía a un enemigo y la someten a abusos de poder.

El caso de la represión contra una ceremonia cívica de protesta y recuerdo de las víctimas, en Ciudad Juárez el 1 de noviembre, es el último de una larga serie en la que quienes deben asegurar la justicia se convierten en perpetradores de la injusticia.

Los policías de Ciudad Juárez han demostrado no sólo su incapacidad o falta de voluntad de enfrentar a los criminales que asuelan la región, sino que ahora también exhiben la velocidad con la que acuden en masa a pisotear a la población y sus derechos.

La diferencia con otros casos similares es que esta vez lo hicieron frente a decenas de cámaras, y que no lograron incautarlas todas.

Las imágenes son claras y deberían llenar de vergüenza a todos los involucrados. Les falta valor para cumplir con su deber, les sobra para humillar a sus compatriotas.

La Red Global por la Paz en México (una plataforma que reúne a comités de mexicanos y amigos de México en 28 ciudades de América, Europa, Asia y Oceanía) se suma a las demandas planteadas por el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad y otras organizaciones en un pronunciamiento del mismo 2 de noviembre, y que son las siguientes:

La libertad inmediata de los jóvenes detenidos en la manifestación en Ciudad Juárez.

La devolución de los instrumentos de trabajo arrebatados a las y los trabajadores de los medios de comunicación, asì como del camión de la Red de Infancia.

El fincamiento de responsabilidades por el abuso de autoridad cometido por los agentes de la policía municipal y de vialidad, y de quienes dirigieron el operativo.

Cese a la criminalización y represión sistemática a las y los jóvenes.

Implementación de una verdadera cultura de la legalidad comenzando con las autoridades, las fuerzas policíacas y militares, que las haga respetar las garantías individuales, acabar con la impunidad, castigar a quienes son cómplices de los criminales y combatir a los responsables de los delitos que más nos aquejan como comunidad: feminicidios, juvenicidios, extorsiones, violaciones, secuestros, asaltos a mano armada, entre otros.

Atentamente,

Red Global por la Paz en México.

Comunicado ante el asesinato del delegado Pedro Leyva Domínguez

La Red Global por la Paz en México manifiesta su solidaridad y su más sentido pésame al MPJD de Michoacán ante el asesinato de su delegado, el comunero Pedro Leyva Domínguez, de la comunidad nahua de Santa María de Ostula en la Costa de Michoacán el 6 de octubre. Nos indigna y nos duele este cobarde asesinato, lo sentimos como una pérdida familiar. Exigimos a las autoridades que se averigüe este crimen y que no quede impune como la mayoría de los asesinatos en México. Cada víctima de esta guerra merece descansar en paz, con justicia y dignidad.

Atte.

Red Global por la Paz en México

Grito por la Paz y la Esperanza – Holanda

Los mexicanos en Holanda por la Justicia y la Paz el 10 de septiembre nos reunimos para compartir con la comunidad de mexicanos el deseo de PAZ, de hermandad, reflexión y  de reconstruir el tejido social. Dimos seguimiento a la caravana al sur recorriendo el dolor de muchos mexicanos ya que hoy más que nunca nos necesitan. Estamos trabajando por reconstruir el tejido social. ¡Esto sólo el comienzo!, vamos a estar todos unidos desde acá y hasta lo más alto de la montañas mexicanas. Es así como aquí en los Países Bajos decidimos Gritar pero también guardar silencio para que resuene el dolor pero también el amor y la esperanza de una patria que espera urgentemente ¡JUSTICIA!.
——————————————————————————————–

Caravana al Sur. Gritar o Callar?
La Caravana dió comienzo el 9 de septiembre en el “mes de la patria”. Allá empezaron a caminar nuestros hermanos hacia el sur de México. Nosotros acá tan lejos pero atentos, una vez más, a su llamado. Cada vez que se le entrega un tulipán a una víctima sabemos que sienten nuestra compañía. Allá siguen nuestros hermanos su caminar día tras día.

Los mexicanos en Holanda por la Justicia y la Paz queremos seguir compartiendo con más mexicanos el deseo de PAZ, de hermandad, de reconstruir el tejido social.Sabemos que nuestra realidad como comunidad mexicana en los Países Bajos es el reflejo de la indiferencia en nuestro país. Sin embargo sabemos que de seguro también hay muchos mexicanos que compartimos el mismo objetivo de paz. ¿Dónde están esos mexicanos? ¿ Será gritar o Callar?. ¿Permanecer en silencio o salir a ser escuchados?. Cómo hacer para compartirles que allá en los caminos de la selva van pasando los días en que la carava va recorriendo el dolor de muchos mexicanos y que hoy más que nunca nos necesitan?, Estábamos seguros que hay aquí amigos que quieren apoyar a generar la PAZ. Por eso decidimos que lo mejor sería convocar a nuestros hermanos en Holanda a un GRITO POR LA PAZ Y LA ESPERANZA en México el 10 de septiembre a las 5 de la tarde. ¿Será que responderán?, nos preguntábamos.

Por fin llegó ese día y corríamos de un lado a otro, llenos de nervios. Se acerca la hora para ver llegar a nuestros hermanos mexicanos y nosotros seguimos, poniendo globos, armando el espacio del arte, NO HAY INTERNET para la proyectar el documental!!, no sirven las bocinas!! y de repente poco a poco va llegando la familia mexicana y todo se va solucionando. Uno a uno se acerca con un saludo cálido y con algo que compartir. Poco a poco el lugar se va llenando de olor a casa. La mesa está llena de comida hecha con la tradición de nuestro pueblo. De repente voces de todos lados dicen: ¿Te ayudo?, ¿ Qué necesitan?. ¡Nos gusta escuchar esas palabras! y ver la solidaridad. Pasa el tiempo y siguen llegando más y más hermanos y no solo mexicanos sino también Holandeses y de otros países (Italia, Francia, Argentina). Ya todo por fin está listo para comenzar la presentación del documental de la Caravana del Consuelo y de Cherán y compartir nuestra experiencia. Antes de comenzar escuchamos el llamado a dos minutos de silencio por aquellos que nos dejaron aquí para luchar por la PAZ. (silencio …………….). Damos una breve información sobre la Ruta del dolor que se llevó acabo del 4 al 10 de Junio antes de proyectar los cuatro capítulos del documental La Caravana del Consuelo del colectivo Emergencia MX . Todos escuchan atentos al documental. Les vemos el rostro de indignación al escuchar los testimonios de las víctimas. Termina el documental y son más de las 7 (hora de cenar en Holanda). La cocina se prepara para empezar a servir la cena. Hay mole, arroz, molletes, alambres, taquitos dorados, tinga, frijoles negros y a la veracruzana, churros, agua de limón y de vainilla mmmmmmmm!!. Ahora sigue la rifa de libros, películas, y muchas otras cosas que solidariamente nos fueron regaladas. Pasamos a la PIÑATA y tomamos nuestra foto con las grullas por la PAZ. Que feliz día!! Todos reímos, nos emocionamos, nos ayudamos, compartimos, reflexionamos y todos nos sentimos en FAMILIA. Estamos desde acá trabajando por reconstruir el tejido social. ¡Esto sólo el comienzo!, vamos a estar todos unidos desde acá y hasta lo más alto de la montañas mexicanas. Es así como aquí en Holanda decidimos Gritar pero también guardar silencio…para que resuene el dolor pero también el amor y la esperanza de una patria que espera urgentemente ¡JUSTICIA!.

Van pasando los días y la Caravana sigue su camino …. Ha recorrido muchos lugares y nos ha recordado que aún tenemos muchas deudas pendientes con los pueblos originarios y que mucho tenemos que aprender de ellos. Ha visibilizado su lucha y su envidiable organización. Van pasando los días y es así como llegamos al fin de este recorrido. Hoy día 19 de septiembre termina la caravana al Sur en la ciudad de México. En un día como HOY de 1985 los mexicanos nos organizamos, nos unimos, nos solidarizamos ante el dolor y la ineficacia de los gobernantes para sacar adelante al pueblo de la tragedia que vivía. Es así como la Caravana da fin recordándonos a todos que podemos UNIDOS y organizados tener un México de PAZ.

 

 

 

 

Nueva meta: 3000 Grullas por la Paz en México!

TOKIO 19 DE SEPTIEMBRE 2011: SE HAN REUNIDO LAS MIL GRULLAS QUE PEDIAMOS POR LA PAZ PERO SIGUEN LLEGANDONOS MAS Y MAS!!!

————–NUESTRA META AHORA SON 3000———-

NO HAY DUDA DE QUE LAS JUNTAREMOS PUES YA TENEMOS CASI 2000 Y HAY OTRAS QUE VIENEN EN CAMINO!!!

¡Estén pendientes porque les estaremos notificando el número de grullas que vayan llegando!

El proyecto MIL GRULLAS POR LA PAZ EN MEXICO entra ya en su ULTIMA ETAPA: el 15 de octubre nos reuniremos por última vez para ensartar las 2000 que faltan y después es HIROSHIMA. Estaremos informándoles para que vengan a despedirnos (los que viven en Tokio) al andén del tren bala el 29 de octubre ya que la visita al Parque de la Paz es el 30.

Pero volviendo a la reunión del 19 de septiembre, hay que decir que fue muy importante porque POR PRIMERA VEZ participaron numerosos latinoamericanistas japoneses ensartando grullas, escuchando música y tomando nota sobre la Red Global y el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad.

Además fue importante porque es la primera vez que SE REUNE UNA CANTIDAD (190 euros) para enviar a México. Los cantantes NOBUYO YAGI Y CHUCHO DE MEXICO muy generosamente vinieron a alegrar la fiesta de las grullas por la paz y a acompañar la Caravana del Sur con sus hermosas canciones lo cual nos permitió pasarlo felices y además juntar algo. Aquí reiteramos nuestro más profundo agradecimiento.

Asimismo, queremos agradecer de todo corazón a los dueños del restorán mexicano no sólo la excelente comida sino el espacio y el tiempo que nos brindaron para que pudiésemos ensartar nuestras grullas sin precipitaciones.

Gracias a ellos salimos de ahí no sólo contentos, comidos y con nuestras primeras MIL GRULLAS ensartadas sino inclusive con unas copitas de tequila encima. Ese día fue todo armonía y solidaridad.

Aparte de los latinoamericanistas, arriba mencionados, participó en el evento MUCHA GENTE LINDA de Japón, Colombia, Perú y Estados Unidos. También hubo mexicanos sensibles a este Movimiento de Paz que tantas esperanzas nos da.

Recordamos a todos que la ULTIMA REUNION PARA ENSARTAR GRULLAS SERA EL 15 DE OCTUBRE en un jardín japonés llamado Koishikawa Korakuen a 2 minutos de la estación Iidabashi línea de metro O-Edo. Hay cupo para 25 personas pero hay que reservar. Basta con escribir un correo a tokiomxporlapaz@gmail.com

Estaremos dando información en facebook también メキシコに平和を、グローバル・ネットワーク (ジャパン) Global Network for Peace in Mexico (Japan)

Gracias a todos por su cariño y preocupación por México.

Un abrazo fraternal de la Red Global por la Paz en México (Tokio)

100 Grullas por la paz en México – Colonia, Alemania

Fecha: 11 de septiembre de 2011
Lugar: Starbucks Coffee House Am Hof, Colonia

100 por la paz en México – Colonia

Nos reunimos para hacer 100 grullas y apoyar la acción convocada por el grupo de Japón. El día elegido fue casualmente un domingo 11 de septiembre; un día trágico no sólo por lo que sucedió en los Estados Unidos hace diez años, sino por lo que aconteció en Japón hace seis meses. Irónicamente la razón por la que estabamos allí también es trágica, la violencia que azota a México es aberrante.
La tarde era lluviosa y gris, era uno de esos días para hacer nada sin embargo ese día hicimos mucho. Comenzamos a hacer las grullas en un café cerca de la Catedral de Colonia, las primeras no salían, después de muchos intentos y de ver una y otra vez un video didáctico comenzamos a armar una grulla tras otra.
Las horas pasaron, la gente nos miraba curiosa pero nadie se acercaba a preguntar. Los colores del papel iluminaban la atmósfera grisácea de ese domingo 11 de septiembre. Algunos empleados del café se acercaron a preguntarnos qué hacíamos y les explicamos. Se mostraron sorprendidos.
Después de varias horas, tuvimos que cambiar de lugar pues iban a cerrar el café. Terminamos armando grullas en una conocida cervecería de Colonia, era uno de los pocos lugares cercanos y abiertos a esa hora. En una atmósfera más alegre terminamos las grullas.
Las grullas ya emprendieron vuelo hacia Japón, cada una de ellas está llena de esperanza y de un deseo enorme por sacar a México adelante. Tal vez una grulla de papel no pueda cambiar el rumbo de un país pero tal vez el esfuerzo y la solidaridad para hacer cada una de ellas contagie a los mexicanos que viven diariamente con miedo y les brinde fuerza. Sabemos que no es fácil romper el silencio ni superar la impotencia ante la violencia que azota al país. En cada uno de nosotros existe una manera de mejorar la situación de México. El esfuerzo conjunto y la solidaridad han ayudado a superar hasta la más trágica de las situaciones.

Jornada por un México en Paz, con Justicia y Dignidad – Buenos Aires, Argentina

Las voces del México de abajo, del México de a pie, libran las balas y las distancias. Se acercan, se rozan, se conocen, se reconocen, se comparten. El 17 de septiembre del 2011, la plaza de mayo de la ciudad de Buenos Aires volvió a ser testigo de las capacidades humanas. Hombres y mujeres libres, mexicanos y hermanos latinoamericanos, unieron sus voces y corazones a la caravana que en suelo azteca comienza su regreso al centro del país, luego de recolectar dolores y solidaridades en su paso por los estados del sur de México.

Cruces blancas de madera, con las alarmantes cifras de la violencia desatada en los últimos 5 años –50 mil muertos (la gran mayoría civiles), 20 mil desaparecidos, 200 mil desplazados, 60 mil huérfanos, 4 mil niños y niñas muertos–, hacían las veces de filtro a una clásica postal de la casa rosada. Nombres de desaparecidos y asesinados, banderas y carteles acompañaban las principales exigencias: ‘PAZ con JUSTICIA y DIGNIDAD’ y, ‘PAREMOS LAS BALAS, NUESTRA PROPUESTA: CULTURA Y EDUCACIÓN’.

Con este contexto, la necesidad de reconciliación, de regeneración de un tejido deshilachado atrajo a la música. Jaraneros dispuestos a conseguir con armonía la reconstrucción de ese lazo-abrazo tocaron melodías que atrapaban a los turistas pasantes y pasiantes, y transportaban a los mexicanos a un terruño ahora pisoteado pero jamás olvidado. Así también la presencia de los ausentes, siempre recordados, vino con la fuerza de la palabra escrita. E. Galeano nos recuerda que Qiuen nombra, llama. Y alguién acude, sin cita previa, sin explicaciones, al lugar donde su nombre, dicho o pensado, lo está llamando. Cuando eso ocurre, uno tiene el derecho de creer que nadie se va del todo mientras no muera la palabra que llamando, llameando, lo trae. Eso nos permitió estar más acompañadas en esta tarde fresca pero que nos acerca la primavera.

Todos presentes. Todos apostando a hacer las cosas diferentes, sin la necesidad, como lo dijo el Sup, de conquistar el mundo, sino simplemente hacerlo de nuevo, intentando, desde esta parte del mundo, tan lejos de nuestra tierra, hacer vivir y revivir aquello que dice que la solidaridad es la ternura de los pueblos. Siempre con el de junto, con el próximo, con la consigna de vivir a pesar de ellos, al margen de ellos o en medio de ellos. Convivir, revivir, sobrevivir, vivir con la paciencia que no tienen los flojos pero que siempre han tenido los pueblos, que nos enseñó Mario B.

Con la luz del sol despidiéndose por avenida de mayo, el caer de la tarde nos mostró que la luz que necesitamos es la que está en cada uno de nosotros y que no existe un camino hacia la paz, sino que la paz es el camino. ¡Qué proeza si arruináramos nuestra ruina y de paso liberáramos nuestra liberación!